Aunque suene increíble o imposible, se puede reciclar la mayoría de los utensilios que hacen parte de nuestro día a día. Solo debe separarlos correctamente, como es el caso del icopor, copitos y papel aluminio.

Después de haber utilizado papel aluminio debe limpiarlo y retirarle cualquier residuo de comida. El porcentaje de aprovechamiento de este material es de un 100%, al ser un derivado del aluminio puede transformarse para este fin, al igual que las latas.

Es inusual que las personas reciclen los copitos, pero de acuerdo con la UAESP se pueden aprovechar. Desde casa solo es necesario que el algodón sea retirado en su totalidad. La parte plástica, entonces, debe ir en la bolsa blanca de reciclaje.

El reciclaje del icopor, por su parte, es un proceso que se puede hacer mecánica o químicamente. También debe ser separado correctamente desde los hogares y sitios donde los usen, la limpieza de este elemento es clave para su posterior aprovechamiento.

Los residuos de icopor se muelen o pican en pequeños trozos y se mezclan con materia prima virgen para fabricar bloques que son utilizados para trabajo de construcción.

Lo más importante para aprovechar estos materiales es hacer una correcta separación desde antes de depositarlos en las bolsas blancas a donde deben ir limpios y secos.

Y así lograr que todos los habitantes de la ciudad contribuyan en la recuperación del 50 % de los residuos que generan y que terminan en el relleno Sanitario de Yotoco.

1,191 total views, 10 views today